Impacto del déficit de vitamina D sobre la salud

En Europa, el 13% de la población adulta padece déficit grave de vitamina D. Osteoporosis, caídas y fracturas, resorción ósea son algunas de las consecuencias asociadas. Sin embargo, el déficit de vitamina D también está vinculado al desarrollo de enfermedades con sus consecuencias asociadas como son el Alzheimer, la depresión, la esclerosis múltiple, cáncer y diabetes, entre otras.

Las personas mayores de 70 años, principalmente institucionalizados, pueden considerarse como grupo de riesgo para padecer déficit de vitamina D. Los controles periódicos en pacientes de riesgo de padecer deficiencia de vitamina D cada día cobra más importancia así como las medidas preventivas.

Una buena alimentación también puede ser clave. Los pescados grasos como el salmón, arenques, sardinas y caballa, así como la carne y determinados alimentos enriquecidos como los cereales y la leche te ayudarán a prevenirlo.

Artículo del Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud.

El Dr. René de Lamar, Hijo Adoptivo de la Ciudad.

Hace más de 30 años el Dr. René llegaba a la isla de Gran Canaria para dedicarse a su pasión, la Geriatría y la Gerontología, atendiendo a sus pacientes con total entrega y devoción.

Tras esta larga andadura profesional llena de dedicación, trabajo, formación continuada y divulgación científica, el doctor René de Lamar recibía el pasado mes de junio el título de Hijo Adoptivo de la Ciudad, otorgado por el Ayuntamiento de Las Palmas en un acto muy emotivo.

En la actualidad, el doctor René continúa su labor como parte del equipo médico del HPS – Hospital Perpetuo Socorro y tiene consulta propia en Lamar Salud.

¿Y por qué esa pasión por la Geriatría? Así lo explica el doctor: «Yo hice el internado en Medicina Interna pero siempre me apasionó el misterio del envejecimiento humano. En aquella época hacer la especialidad de Geriatría era algo como raro y muchas veces la gente me preguntaba qué era. Cuando llegué aquí me seguía encontrando con esa pregunta y por eso mi interés en la divulgación a la población. De hecho, en España es una especialidad médica acreditada desde 1977. Es una especialidad deficitaria porque hay pocos geriatras ante el enorme envejecimiento poblacional, porque en el año 2050 España será el país más envejecido del mundo y los medios para la atención a esa realidad que viene son deficitarios».

René de Lamar señala el campo de la neurodegeneración como un aspecto que le interesa especialmente. Y lo aborda no solo desde el punto de vista científico sino teniendo muy presente la calidad de vida del paciente y también de quienes están a su alrededor. Subraya en ese sentido que lo importante es que la persona pueda mantener la funcionalidad, pues algunas patologías son hasta cierto punto inevitables, a razón de una por cada década de vida. «Lo importante es que la persona sea autónoma, que pueda salir, que pueda comprar el pan, que salga con la familia a comer el domingo… Defender y proteger la autonomía y evitar la discapacidad es uno de los objetivos clave de esta especialidad, además de tratar las patologías que se presentan. Desde cualquier edad hay que favorecer el envejecimiento exitoso y saludable, que es una premisa relevante en esta sociedad envejecida. Eso debe ser un objetivo sanitario prioritario».

En cuanto a las patologías, René de Lamar señala que uno de los grandes retos científicos, y también asistenciales, es cómo encarar el alzhéimer. «El primer factor de riesgo no modificable para padecerlo es la edad y teóricamente a partir de los 80 años se incrementa exponencialmente ese riesgo. Pero hay que matizar que no todas las personas que cumplen años, que llegan a nonagenarios o centenarios, tienen necesariamente que demenciarse. A día de hoy el alzhéimer ya está catalogado como la epidemia del siglo XXI, con unos costes que pueden ser más elevados que los del cáncer, de manera que todo lo que podamos hacer para mantener las funciones del paciente, incluso cuando aparece la enfermedad, pues bienvenido sea».

Hijo Adoptivo de Las Palmas