El frecuente deterioro cognitivo vascular

Desde la antigüedad, los médicos decían que el hombre envejecerá con mayor o menor rapidez en la proporción en que envejecen sus arterias, de lo que el deterioro cognitivo vascular es un claro ejemplo de la validez del postulado.

La expresión más grave del deterioro cognitivo vascular es la demencia vascular, que es la segunda causa de demencia después de la enfermedad de Alzheimer. La incidencia y prevalencia de demencia vascular por encima de los 65 años se duplica cada 5 años. La detección de los factores de riesgo vascular y una adecuada intervención sobre los mismos cuanto antes mejor, reviste enorme importancia a día de hoy para prevenir la discapacidad y dependencia.

Artículo del Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud.