Estrés y edad, una frecuente e importante asociación

El estrés es la respuesta del organismo a amenazas y a las percepciones de riesgo que sufre, puede tener diferentes modalidades y respuestas a los factores que suponen una dificultad, un reto o una agresión.

Los estados de estrés y ansiedad generan un fuerte impacto en la calidad de vida de la persona mayor debido a que afectan la funcionalidad del individuo, condicionan una mayor utilización de recursos sanitarios, determinan condiciones de dependencia precoz, aumentan la carga asistencial y se asocian a mayor riesgo de morbimortalidad. Detectar precozmente las situaciones de riesgo e interactuar sobre las mismas es fundamental.

Artículo del Dr. René de Lamar para Canaria7 Salud. Especialista en Geriatría y Gerontología.

Consulta Diagnóstico Integral Médico Lamar Salud. http://www.renedelamar.com

Anuncios

Factores de riesgo cardiovascular en la mujer

Nueve factores de riesgo modificables predicen el 90% de los infartos agudos de miocardio, incluyendo el tabaquismo, dislipidemia, hipertensión arterial, diabetes mellitus, obesidad, dieta inadecuada, sedentarismo, consumo de alcohol en exceso y variables psicosociales como estrés y depresión.

En las mujeres existen factores de riesgo cardiovasculares, tanto tradicionales como únicos y emergentes en ellas, que deben tenerse presente con el objetivo de incrementar la calidad en la prevención y manejo clínico.

Existen factores de riesgo exclusivos del sexo femenino con impacto sobre la salud cardiovascular como son el parto prematuro, los trastornos de la enfermedad hipertensiva durante el embarazo, la diabetes gestacional o la menopausia.

Artículo del Dr. René de Lamar, Especialista en Geriatría y Gerontología.

Impacto global de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias

La demencia hoy en día es una de las principales causas de discapacidad y dependencia entre la población mayor, un problema sanitario con elevada prevalencia e impacto sobre toda las sociedad.

En un contexto en el que la tendencia es a un aumento de la prevalencia y del número total de pacientes con demencia por el envejecimiento de la población, la pérdida de la memoria no puede verse como un problema benigno asociado a la edad, debe considerarse como el posible inicio de una enfermedad neurodegenerativa que requiere una adecuada valoración médica.

Artículo del Dr. René de Lamar, para Canarias 7 Salud. Especialista en Geriatría y Gerontología.

Alteraciones del sueño en la enfermedad de Alzheimer

Las alteraciones del sueño son muy frecuentes en las personas de edad avanzada e inciden de manera importante, tanto en el estado general de la salud como en la sensación de bienestar del mayor, situación que adquiere especial relevancia en la enfermedad de Alzheimer.

El deterioro del sueño aumenta al agravarse la demencia, lo que genera incremento de la somnolencia diurna, riesgo de caídas y sobrecarga de cuidadores.

Descubre más en este artículo del Dr. René de Lamar para Canarias7 Salud. Doctor Especialista en Geriatría y Gerontología.

Efecto antioxidante y antiinflamatorio del ejercicio físico

¿Conoces el efecto antioxidante y antiinflamatorio que aporta el ejercicio físico?

El estrés oxidativo juega un papel importante no sólo como causa del envejecimiento normal, sino también por estar implicado en la patogénesis de procesos degenerativos que aumentan al envejecer.

Está demostrado que el incremento en los niveles de actividad física es una intervención muy efectiva orientada a la mejora de la salud en la población mayor de 65 años.

Artículo del Dr. René de Lamar, Especialista en Geriatría y Gerontología.

Pilares para un envejecimiento saludable

El envejecimiento es un proceso natural que predispone a un mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades, aunque en ningún caso es sinónimo de enfermedad.

Actualmente, a una persona de 65 años aún le queda un 22% de su existencia por vivir y cada vez es más importante cómo van a desarrollarse, tanto desde el punto de vista de salud como social.

Uno de los principales objetivos de la Geriatría es prevenir y superar la pérdida de autonomía a la cual las personas mayores son especialmente susceptibles.

Con frecuencia los adultos mayores malinterpretan nuevas manifestaciones clínicas de enfermedad atribuyéndolas sin más a la edad. En realidad son signos o síntomas iniciales de afecciones no conocidas ni por el paciente ni por su médico que al no diagnosticarse y tratarse de forma precoz y adecuada, afectan a la calidad de vida del mayor innecesariamente. Por eso es tan importante promover actuaciones que favorezcan un envejecimiento exitoso y saludable durante el mayor tiempo posible retrasando la discapacidad y pérdida de autonomía.

Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud. Especialista en Geriatría y Gerontología.

Fármacos, edad y sus interacciones con alimentos

El aumento de procesos patológicos en ocasiones poco conocidos y enfermedades crónicas en la población mayor de 65 años, provocan un consumo elevado de fármacos que incrementan el riesgo de reacciones de diversa índole.

Con frecuencia las interacciones entre fármacos y alimentos pueden pasar inadvertidas.

“Fármacos, edad y sus interacciones con alimentos”, un interesante artículo del Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud.

Estreñimiento y sus complicaciones en el adulto mayor

El estreñimiento constituye todo un síndrome clínico de extraordinaria importancia en la población mayor debido a su elevada prevalencia, complicaciones y tendencia a la cronicidad.
La prevalencia de estreñimiento entre la población mayor es elevada, porcentaje que aumenta exponencialmente con la edad, con una mayor proporción entre las mujeres. El factor de riesgo mayormente implicado en el estreñimiento es la pérdida de movilidad.

Artículo del Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud.

Diez razones de peso para intentar oír mejor

Con motivo del 60º Congreso Nacional de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, se difunde entre los asistentes el siguiente artículo del Dr. René de Lamar sobre la pérdida auditiva en el adulto mayor; “Diez razones de peso para intentar oír mejor.

Recuerda que si pasa desapercibida y no recibe la atención adecuada, una pérdida auditiva que se mantiene en el tiempo, puede provocar efectos adversos sobre la salud.

La sordera y la pérdida de audición tienen un efecto iceberg, es mucho mayor lo que está en la profundidad que lo que apreciamos en la superficie. Según datos de la OMS unos 360 millones de personas en el mundo padecen pérdida de audición discapacitante.

Dr. René de Lamar. Médico geriatra.