Aislamiento social de los mayores: minimizar su impacto

El aislamiento en el mayor a causa del Covid-19 tiene un evidente impacto negativo sobre las esferas emocional, cognitiva biológica, social y en lo funcional, con claro efecto dominó. El abordaje de los problemas derivados del aislamiento social debe conjugar la intervención ambiental, realizando actividad física y mental diariamente en la medida que sea posible, asociando la farmacológica en caso de ser necesaria.

Establecer rutinas es fundamental, hay que mantener cierto orden y regularidad en las actividades del día a día con tareas que faciliten una estimulación continua, coordinando el cuidado y la higiene personal, alimentación, ocio y actividad domiciliaria.

Artículo del Dr. René de Lamar, Doctor especialista en Geriatría y Gerontología, para Canarias 7 Salud.

La importante recuperación funcional en adultos mayores

La esperanza de vida en España ha aumentado en más de 4 años desde el año 2000, frente a los 3,6 de la media europea, al margen de la genética, es claro que algo se está haciendo bien. El objetivo de la recuperación funcional, es alcanzar el mayor grado de independencia, tanto del adulto mayor como de su entorno, respetando en todo momento sus preferencias y autonomía. Por ello, todos los profesionales sanitarios implicados en la atención al mayor, deben estar alerta para detectar y reconocer las deficiencias o deterioro funcional desde el inicio, ya que cuanto antes se detecte y se trate, mejor pronóstico.

Es primordial aportar vida a los años que se viven en el sentido más amplio de la palabra, por encima que añadir años a una vida sin calidad.

Artículo del Dr. René de Lamar, doctor especialista en Geriatría y Gerontología.

La vejez saludable hay que fomentarla mucho antes

El Dr. René de Lamar termina un año 2019 en el que fue designado Hijo Adoptivo de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, un reconocimiento que siempre llevará en el corazón, y además encara el nuevo año con la preparación de un libro en el que se recopilan parte de los artículos que se publican en la sección de salud del periódico Canarias 7.

Aquí os dejamos con esta interesante entrevista al doctor René, Médico Especialista en Geriatría y Gerontología, sobre cómo fomentar una vejez feliz y saludable. Todos los consejos y reflexiones para un envejecimiento exitoso y saludable potenciando la autonomía en la vida de una persona.

Felicidad y edad. Una opción viable al envejecer.

Las claves para ser feliz al cumplir años son aceptar de buen grado los cambios que inevitablemente nos impone el envejecimiento a los seres humanos, afrontarlo sonriendo, tomar la vida con humor y valorar día a día lo que tenemos, sea poco o mucho.

Cumplir años no es sinónimo de estar enfermo y menos de ser sufridor crónico innecesariamente a veces por situaciones de nuestro entorno. La vida es una continua oferta de oportunidades que va variando de opciones en el contexto de la edad, dependiendo de la funcionalidad y condicionantes de cada persona y su entorno. La gran oportunidad de nuestra vida es la de ser felices, lo que es mucho más amplio y confortable que el bienestar material.

Artículo del Dr. René de Lamar, Médico Especialista en Geriatría y Gerontología.

Ejercicio físico en mayores de 70 años. Importante y necesario.

La actividad física en los mayores reviste especial importancia como componente esencial del envejecimiento saludable y por constituir un elemento primordial en la prevención de caídas y de la fragilidad precursora de la pérdida de autonomía.

Los efectos beneficiosos del ejercicio y la actividad física en general son de tal importancia al envejecer que se pueden comparar con el efecto de algunos fármacos o incluso más por sus escasos efectos adversos e influir en la prevención cardiovascular, reducción del riesgo de mortalidad, prevención de la obesidad, diabetes y mejora de la función muscular.

Dr. René de Lamar. Especialista en Geriatría y Gerontología.

Jornada sobre la buena vejez

La buena vejez es posible y necesaria.

En busca de un envejecimiento digno, autónomo, activo y feliz es el objetivo de este encuentro entre profesionales del ámbito social y sanitario, familiares de personas con discapacidad y personas mayores, en el que el Dr. René de Lamar tuvo el gran honor de participar. Las diferentes ponencias abordaron el proceso de envejecimiento y qué aspectos individuales y sociales influyen en el mismo.

El Dr. René de Lamar, jefe del servicio de Geriatría en el Hospital Perpetuo Socorro, trató sobre el Deterioro cognitivo y discapacidad intelectual: una relación recíproca, y matizó en que establecer una edad generalizada como línea común para las personas que envejecen carece de objetividad y sentido práctico que sólo establecen las administraciones en relación con la jubilación y como límite en el campo de la epidemiología.

“No se debe usar la edad para definir al paciente geriátrico, al igual que ser mayor no es sinónimo de enfermar”. Dr. René de Lamar, médico especialista en Geriatría y Gerontología.

Sarcopenia en el adulto mayor

La pérdida excesiva de masa muscular esquelética y fuerza son las principales características de la sarcopenia. Se estima que afecta hasta el 24% de las personas entre 65 y 70 años, y supera el 50% en mayores de 80, afectando más a hombres que a mujeres.

Hay que asegurar un consumo adecuado de alimentos de suficiente valor energético y proteínas, además de realizar ejercicio físico con regularidad para prevenir y controlar su aparición.

Dr. René de Lamar, Hospital Perpetuo Socorro de Las Palmas de Gran Canaria.

Impacto del déficit de vitamina D sobre la salud

En Europa, el 13% de la población adulta padece déficit grave de vitamina D. Osteoporosis, caídas y fracturas, resorción ósea son algunas de las consecuencias asociadas. Sin embargo, el déficit de vitamina D también está vinculado al desarrollo de enfermedades con sus consecuencias asociadas como son el Alzheimer, la depresión, la esclerosis múltiple, cáncer y diabetes, entre otras.

Las personas mayores de 70 años, principalmente institucionalizados, pueden considerarse como grupo de riesgo para padecer déficit de vitamina D. Los controles periódicos en pacientes de riesgo de padecer deficiencia de vitamina D cada día cobra más importancia así como las medidas preventivas.

Una buena alimentación también puede ser clave. Los pescados grasos como el salmón, arenques, sardinas y caballa, así como la carne y determinados alimentos enriquecidos como los cereales y la leche te ayudarán a prevenirlo.

Artículo del Dr. René de Lamar para Canarias 7 Salud.